Tracasa, AIN y UPNA colaboran en un proyecto de investigación para desarrollar cartografía de precisión para la gestión de viñedos

PROYECTO INNPACTO 2011-2014 .

CARTOGRAFÍAS DE PRECISIÓN MEDIANTE SISTEMAS AÉREOS NO TRIPULADOS Y TRIPULADOS PARA LA GESTIÓN EN ÁMBITOS VITIVINÍCOLA Y DE PATRIMONIO ARTÍSTICO. 

IPT-2011-1188-370000.

Proyecto financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad dentro del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica 2008-2011, Subprograma INNPACTO.

El Proyecto cuenta con un presupuesto de 631.730,1 euros para el que se ha concedido una ayuda por parte del Ministerio de Economía y Competitividad, como Proyecto INNPACTO 2011, de 288.545,78 € en forma de subvención y 117.858,57 € en forma de préstamo.

Tracasa está desarrollando, en colaboración con la Universidad Pública de Navarra (UPNA) y la Asociación de la Industria de Navarra (AIN), un proyecto de cartografía de precisión aplicada a la gestión vitivinícola que finaliza en diciembre de 2014. Con esta investigación, el consorcio liderado por la empresa navarra está consiguiendo imágenes multiespectrales con el uso de sensores óptico-electrónicos sobre sistemas aéreos no tripulados (drones o “Unmanned Aircraft Systems”, UAS) y tripulados (avión), que ofrecen mayor resolución espacial y temporal a las cartografías de precisión, lo que ayudará posteriormente, al manejo de las viñas.

El proyecto, con un alcance de 632.000 euros, forma parte del programa INNPACTO del Ministerio de Economía y Competitividad. Este estudio ha sido presentado por Tracasa el pasado 27 de marzo en el Foro TIC de la Innovación e-NATECH 2014 organizado por la Asociación de Empresas Navarras de Tecnologías de la Información y la Comunicación (Atana) en Baluarte.

Imagen del UAS empleado para el proyecto. Clik para ampliar.

Cartografía de precisión para la gestión de viñedos

El servicio de viticultura de precisión, una vez incorporado al mercado, ofrecerá anualmente a las bodegas los mapas de vigor de sus viñedos, junto a otra información relevante, a través de un visor, de forma que las bodegas, a través de internet, puedan acceder y gestionar dicha información.

Viticultores y enólogos son conscientes de la existencia de diferencias, más o menos acentuadas, tanto en la cantidad como en la calidad de la uva recogida en sus viñas. Conocer y cartografiar dicha variabilidad espacial es de gran relevancia para una mayor eficiencia en la gestión de viñedos. El consorcio aborda esta necesidad y colabora con Bodegas Otazu (Etxauri) para la resolución de la misma.

Las imágenes captadas por cámaras multiespectrales a bordo del UAS y avión y los datos registrados por un sensor de campo acoplado a un todoterreno, permiten obtener información del vigor vegetativo de las viñas de la bodega.

La toma de imágenes se realiza durante el envero (cuando la uva está cambiando de color), aproximadamente un mes antes de la vendimia. Es muy importante poder disponer de las imágenes en el momento preciso, sin tener que esperar a recibir imágenes de satélite cuya adquisición, libre de nubes y en fecha, no siempre está garantizada. Además de las imágenes captadas por el avión, poder contar con la cámara multiespectral integrada por AIN en su UAS nos permite adquirir imágenes a mucha menos altura, con mayor resolución espacial.

Una vez obtenidas las imágenes, en menos de diez días los investigadores pueden ofrecer al viticultor un mapa detallado de la parcela, con especificación de las zonas con vigor alto o bajo. Uno de los aspectos que valoran las bodegas es que la uva que entre sea homogénea, por ejemplo, que no se mezcle uva con mucha acidez con otra muy diferente.